Sin City: la ciudad del pecado de Frank Miller

Escrito por el 14/06/2018

Frank Miller es una de las actuales leyendas vivientes del cómic estadounidense. Con más de 45 años escribiendo, dibujando y dando tinta en el noveno arte, Miller ha dejado a su paso una serie de obras que se han vuelto tan míticas como él mismo: Ronin, 300, The Dark Knight Returns (una de las más icónicas reinterpretaciones de Batman), la primera miniserie en solitario de Wolverine y la historia de origen de Daredevil más aplaudida de todos los tiempos, The Man Without Fear.

 

Entre tantos éxitos propios y creaciones para los grandes sellos editoriales, hay una de sus series originales que ha destacado entre todas, por su impacto en el mercado adulto de cómics y su valor cultural, gracias a su narrativa y su particular estética artística. Hablo de Sin City.

 

Este cómic vio la luz en 1991, bajo el sello Dark Horse Comics. Su primera serie se publicó desde abril de ese año hasta junio de 1992, en un total de 13 números. Esta primera etapa de Sin City sentaría las bases sobre las que sus historias continuarían publicándose a intervalos más o menos regulares hasta el año 2000. El total de las sagas de Sin City es actualmente un paradigma incuestionable del género noir en los cómics, al punto de que se hicieron dos adaptaciones cinematográficas bastante decentes en los años 2005 y 2014, en las que el propio Miller ofició de codirector.

 

Sus tramas son un entretejido de conflictos que enfrentan y unen a una serie de personajes que caminan al filo de la legalidad o muy distanciados de ella, compartiendo el poco afable escenario de Basin City y sus alrededores, una oscura y pecaminosa ciudad. De hecho la denominación abreviada “Sin City” con la que sus habitantes la llaman no quiere decir otra cosa que “Ciudad Pecado”, o “Ciudad del Pecado”, según qué traducción leamos.

 

Los argumentos de cada una de las historias suelen estar cargados de violencia, crimen, narcóticos, sexo parafílico, corrupción y remendado heroísmo, tal como el género noir lo establece. La gama de personajes abarca desde prostitutas y borrachos hasta políticos corruptos, un caníbal, un descomunal deficiente mental de buen corazón, asesinos, mercenarios, un obispo y hasta un buen policía, entre otros.

 

El apartado artístico merecería todo un artículo propio, por ser una de las características más auténticas de Sin City. Frank Miller ha dicho en más de una ocasión que para crear algo distinto a lo que se veía en la época en que esta obra fue realizada buscó inspiración en el arte del manga o cómic japonés tradicional, jugando con los contrastes blancos y negros marcados por líneas duras, sin matices. Los únicos permisos que el artista se dio fuera del blanco y negro son algunos detalles en colores básicos para destacar un personaje, una luz, un secuencia. Es así que la monotonía cromática se rompe sorpresivamente y muy cada tanto con un tono de amarillo feroz, un sangriento rojo o un melancólico rosa.

Sin City es una visita obligada para quienes gustan de leer buenas historias oscuras y retorcidas. Si estás con ganas de un poco de turismo aventura literario, date una vuelta por Basin City y vas a ver la verdadera diferencia entre “inseguridad” y “sensación térmica”.


Opiniones
  1. Tatín   /   10/07/2018, (16:14)

    Muy buen artículo. Vi las dos películas y me gustó mucho la estética. Voy a ver si me pasa lo mismo con el cómic. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Las Toscas Town

Las Toscas Town

Current track
TITLE
ARTIST

Background